Seattle 1999

Sobre las protestas de Seattle 1999: “Aquel encuentro de la OMC finalizó sin acuerdos relevantes, sin declaración final, con una rebelión de los países periféricos y sin fecha para un próximo encuentro (que finalmente se produciría en Katar, cuyo régimen político dictatorial ofrecía más garantías para una reunión tranquila)”

En Desobedientes. De Chiapas a Madrid de Pablo Iglesias

Anuncios

Oposiciones

Últimamente he visto algunos blogs o perfiles públicos en redes sociales de opositores que escriben sobre sus experiencias. Su día a día. No sé bien por qué la gente les sigue porque yo lo hice pensando que igual me iba a hacer sentir menos sola, quizá comprendida o al menos acompañada. Pero no. Entonces he empezado a pensar que quizá el objetivo de escribir no es ayudar a quien lo lee, sino a quien lo escribe. Y por eso me he planteado si quizá es lo que yo debería hacer. Escribir para curarme. No lo sé.

Hoy es domingo, que en realidad para mí semana es como un jueves. Me siento triste y cansada. Algo que en realidad es casi una constante últimamente. Continúo por inercia no porque tenga fuerzas. Esas ya hace meses se me acabaron. Pero ya no me queda otra cosa que hacer. Es esto o empezar de cero. Y solo pensarlo me dan ganas de vomitar de la angustia. Lo peor es que me siento dependiente de la gente que quiero a la que no paro de exigir más atención y cariño. Y aún así no me es suficiente. Sigo sintiéndome sola y triste. Antes disfrutaba de la soledad. Ahora ya no. Paso demasiado tiempo sola estudiando para poder disfrutar de más soledad. Creo que sobretodo es porque no me aguanto a mi misma.

En fin. Espero que sirva como terapia. Me vuelvo a mis apuntes.

Triste historia

Y qué decir de nuestra madre España,
este país de todos los demonios
en donde el mal gobierno, la pobreza
no son, sin más, pobreza y mal gobierno
sino un estado místico del hombre,
la absolución final de nuestra historia?

De todas las historias de la Historia
sin duda la más triste es la de España,
porque termina mal. Como si el hombre,
harto ya de luchar con sus demonios,
decidiese encargarles el gobierno
y la administración de su pobreza.

Nuestra famosa inmemorial pobreza,
cuyo origen se pierde en las historias
que dicen que no es culpa del gobierno
sino terrible maldición de España,
triste precio pagado a los demonios
con hambre y con trabajo de sus hombres.

A menudo he pensado en esos hombres,
a menudo he pensado en la pobreza
de este país de todos los demonios.
Y a menudo he pensado en otra historia
distinta y menos simple, en otra España
en donde sí que importa un mal gobierno.

Quiero creer que nuestro mal gobierno
es un vulgar negocio de los hombres
y no una metafísica, que España
debe y puede salir de la pobreza,
que es tiempo aún para cambiar su historia
antes que se la lleven los demonios.

Porque quiero creer que no hay demonios.
Son hombres los que pagan al gobierno,
los empresarios de la falsa historia,
son hombres quienes han vendido al hombre,
los que le han convertido a la pobreza
y secuestrado la salud de España.

Pido que España expulse a esos demonios.
Que la pobreza suba hasta el gobierno.
Que sea el hombre el dueño de su historia

Jaime Gil de Biedma

Confesiones 2

Medio año así. Medio año, veinticuatro horas al día. Sin dormir bien, sin estudiar bien, sin descansar bien, sin relajarme bien. Estoy al borde del colapso. En el fondo es hasta normal que llore todos los días. Psicológicamente no puedo más y no creo que nadie se dé cuenta de cómo de destruida estoy por dentro.

Frase 226

En el ámbito político – cultural hay una imagen que creo que resume lo que está significando el nuevo gobierno. Evo va a la localidad de Pocoata y le pregunta a uno de los niños si ha recibido el bono Juancito Pinto (25 dólares anuales contra la deserción escolar) y qué va a hacer con el dinero. El niño respondió con una contundencia feroz: ‘me voy a preparar para ser como vos’. Para mí esto resume lo que ha pasado en este país. Los indígenas, que se proyectaban como campesinos, a lo mejor, en un exceso de movilidad social, como albañiles o cabos de la policía, hoy se proyectan en todos los niveles de mando de Bolivia. Esta es la revolución simbólica más importante que haya ocurrido desde los tiempos de Túpak Katari (1872) o desde Zárate Willka (1899). (…) Evo simboliza el quiebre de un imaginario y un horizonte de posibilidades restringido a la subalternidad de los indígenas.

Álvaro García Linera