El mundo de Sofía, Fragmento 1

¿Ya has entendido lo que quise decir con las piezas de lego, verdad¿ Tiene más o menos las  mismas cualidades que Demócrito atribuía a los átomos, y, precisamente por ello, resultan tan buenas para construir. Ante todo son indivisibles. Tienen formas y tamaños diferentes, son macizas e impenerables. Además, las piezas de lego tienen entrantes y salientes que hacen que las uedas unir para poder formar todas las fguras posibles.

[…]

Lo bueno de las piezas del lego es precisamente que se pueden volver a usar una  otra vez. Una pieza del lego puede formar aprte de un cohe undía, y de un castillo al día siguiente. Además podemos decir que las piezas del lego son “eternas”. Niños de hoy en día pueden jugar con las mismas piezas que jugaban sus padres.

También podemos formar cosas de barro, pero el barro no puede usarse una y otra vez, precisamente porque se puede romper en trozos cada vez más pequeños, y porque esos pequeñísimos trocistos de barro no pueden unirse para formar nuevos objetos.

[…] Un átomo de hidrógeno que está asentado dentro de una célula en la punta de mi nariz, perteneció, en alguna ocasión, a la trompa de un elefante. Un átomo de carbono dentro del músculo de mi corazon estuvo una vez en el rabo de un dinosaurio.

[…]

[extraido del libro el mundo de Sofía de Jostein Gaarder, pg 53-54)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s