Hasta pronto

Si he perdido la vida, el tiempo, todo

lo que tiré, como un anillo, al agua,

si he perdido la voz en la maleza

me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo

lo que era mío y resultó ser nada,

si he segado las sombras en silencio,

me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro

puro y terrible de mi patria,

si abrí los labios hasta desgarrármelos,

me queda la palabra.

( Blas de Otero.1955)

Ya lo dijo el poeta, si algo queda es la palabra. Y tu has sido tres años mi profesor, el profesor de las palabras. Nos has enseñado a analizarlas y comentarlas, a entenderlas y sentirlas. Y ahora me queda la palabra para decirte adiós, para despedirte y agradecerte estos años. Porque tus clases para mi siempre han sido de las más divertidas, esas que cuentan los culebrones entre poetas y en las que sonreíamos cuando en sintaxis algo ocurría SIEMPRE. Clases amenas donde no todo es copiar apuntes, sino debatir y hablar en clase. Me queda la palabra para expresarme y enfrentarme al mundo, me queda la palabra que tu me has enseñado a comprender y admirar. Me queda la palabra no solo para quejarme de los malos profesores, sobre todo me queda la palabra para valorar a los grandes maestros.

Hasta pronto maestro de las palabras.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s