Leyendo a Lenin

Me resulta gracioso, o como poco llamativo, que la gente busque analizar el pensamiento de Lenin desde los criterios “democráticos” del sistema en el que vivimos. Es curioso como critican la carencia democrática del pensamiento marxista-leninista, cuando que yo sepa, nunca dijeron ser demócratas. De hecho se consideran así mismos comunistas, y se diferencian de los socialdemócratas, precisamente por que no creen en el sistema democrático establecido. No creen que usando las reglas del juego democrático para acceder al poder vayan a conseguir el cambio del sistema que realmente buscan.

Cuando Kautsky criticaba a Lenin por haber implantado la dictadura de proletariado, cuando le criticaba por sus carencias democráticas Lenin le contestaba de la forma más clara y evidente, atacando a la raíz del problema. A la diferencia de pensamiento entre ambos. Y es que Kaustky creía que en las democracias burguesas existe la libertad, los derechos, la igualdad. En fin, todas esas cosas que harían de la democracia un sistema deseable. Lenin así le decía que “la democracia proletaria es un millón de veces más democracia que cualquier democracia burguesa”. Lo que no entienden algunos al leer a Lenin es que precisamente lo que critica es que esas mal llamadas democracias burguesas, no son tales. Que digan que son democracias no implica que lo sean de verdad. Es una forma de mal-usar el lenguaje, un engaño, un espejismo, en el que hacen creer a la gente que de verdad el pueblo tiene el poder. Por que eso significa democracia, el poder – del griego kratos – del pueblo – del griego demos.

Lenin reflexiona así cómo de verdadera, cómo de real, cómo de demócrata es una democracia que no tiene problemas en convivir con un sistema económico que no permite la igualdad, en un sistema con clases sociales, con explotadores y explotados. En definitiva en un sistema donde no existe la libertad. No la forma particular de Lenin de entender la libertad, sino la libertad de verdad, la que solo se da entre iguales.

En las democracias actuales nos hacen creer que por el simple hecho de escribir unos derechos en un papel, y decirnos que los tenemos, vale. Dicen que tenemos derecho a la huelga, y sin embargo la mayor parte de la gente no puede hacerla en realidad, por miedo a que el jefe tome represalias, por miedo a que haya consecuencias o simplemente porque su situación económica es tan mala que la necesidad de dinero para alimentar a su familia le impide ejercer su derecho. Tienes derecho a expresar tu opinión, siempre y cuando no se te ocurra ir en contra de los que están en el poder. Tienes derecho a tener un trabajo, pero ellos se encargarán de joder tanto el sistema que en la práctica ni si quiera lo tengas. En estas democracias se formulan muchos derechos que en la práctica no existen. Los formulan pero no los garantizas. Muchas veces de hecho se encargan de que no se cumplan.

El gran problema es que no existe la libertad, solo esa mentira en la que nos dicen que vivimos siendo libres, siempre que no pretendas salirte del carril marcado por ellos. Y ahí es donde va a parar la reflexión de Lenin, ¿con que derecho las democracias burguesas, que no son democracias ni son nada, critican la falta de democracia de la dictadura del proletariado? ¿Es acaso el nombre, que no usen el término de democracia, lo que les molesta?  ¿Su defensa de la sociedad de clases es democrática? ¿Existe de verdad la democracia entre desiguales? ¿Entre oprimidos y opresores?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s