Antes de 1939

Hasta la Segunda Guerra Mundial los partidos no tenían problemas en incluir en su nombre la palabra fascista. De hecho se sentían orgullosos de incluirla, de identificarse con los fascistas italianos de Mussolini. Pero la Segunda Guerra Mundial cambió eso, no por que se derrotara al fascismo y éste dejara de existir, sino por que al ser los perdedores, ahora sus seguidores, sus discípulos, se avergüenzan de lo que son. La vergüenza, el reconocimiento que esta supone de que están equivocados, de que sus ideas son pura barbarie no sirve de nada, siguen siendo fascistas. Pero al menos antes no se avergonzaban, tenían la valentía de incluirlo en sus siglas, se creían mejores, creían que su ideología era la buena – tremendamente equivocados por supuesto – pero al menos no eran como los de ahora que toman las mismas decisiones políticas y encima se avergüenzan. Patético.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s