Fragmento II de Homenaje a Cataluña de George Orwell

Los anarquistas se diferenciaban de la mayoría de los llamados revolucionarios en que, si bien sus principios eran un poco vagos, su odio por los privilegios y la injusticia eran muy sinceros. Comunismo y anarquismo son filosofías radicalmente opuestas. En la práctica – es decir, en la forma de sociedad que se busca -, las diferencias radican sobre todo en las prioridades, pero son irreconciliables. Las prioridades comunistas son siempre la centralización y la eficacia; mientras que las anarquistas son la libertad y la igualdad.

[…]
Durante los dos primeros meses de la guerra fueron los anarquistas quienes salvaron la situación y, ya en fecha posterior, las milicias anarquistas, a pesar de su indisciplina, destacaron por ser las más eficaces en combate entre las unidades compuestas exclusivamente por anarquistas. Hasta cierto punto, a partir de febrero de 1937 podría integrarse en un mismo grupo a los anarquistas y al POUM. SI los anarquistas, el POUM y los socialistas de izquierda hubieran tenido la sensatez de coaligarse al comienzo para forzar la adopción de una política realista, quizá la historia de la guerra hubiera sido otra; pero esto no fue posible ni siquiera cuando los partidos revolucionarios parecían tenerlo todo a su favor. Había antiguos rencores entre los anarquistas y los socialistas; el POUM, en cuanto marxista, desconfiaba del anarquismo, mientras que desde las posiciones puramente anarquistas, el “trostkismo” del POUM no era mucho mejor que el “estalinismo” de los comunistas. Sin embargo, la táctica comunista tendía a acercar las posiciones de ambos. Si el POUM participó en los catastróficos combates de mayo fue sobre todo por el instinto de apoyar a la CNT, y más tarde, cuando se ilegalizó el POUM, los anarquistas fueron los únicos que se atrevieron a levantar la voz en su defensa.

Tal era, en términos generales, la distribución de las fuerzas. Por un lado, la CNT-FAI, el POUM y un sector socialista defendían el poder obrero; por el otro, la derecha socialista, los liberales y los comunistas defendían el sistema de gobierno centralizado y la profesionalización del ejército.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s