La mina de Armando López Salinas

Acabo de conseguir la nueva edición de este libro. La gente le conoce por haber sido miembro del Comité Central del PCE, por haber sido el subdirector de Mundo Obrero o corresponsal de Radio Pirenaica. En mi casa en cambio es el tío Armando. Y aquí estoy yo, 54 años después de su publicación con el libro en la mano, esperando a leerlo a ver como es el libro del tío Armando.

Si le conocierais os sorprendería. Es de esa gente que te deja embobada mirándole, que da casi miedo abrir la boca porque sientes que cualquier cosa que puedas decir es una completa gilipollez, una idea totalmente simple al lado de lo que él tiene que contarte. Merece la pena dejar el tiempo pasar mientras él te cuenta lo que sea, no importa el tema que saques que él siempre tiene algo que aportar, algo que comentar, una idea que te sorprenda. Da igual que hables de franquismo, de neonazis o de zapatistas. Siempre tiene algo que descubrirte, algo que no sabes, algo en lo que no has caído.

Así que estar cerca de él es una mezcla confusa de sentimientos. Por un lado me invaden las ganas de no parar de preguntarle por mil cosas que ha visto, que ha vivido. Quizás sea parte de la historiadora que se muere por oírle contar sobre esas épocas que yo no he podido ver. Luego, le oigo opinar sobre cualquier tema, le oigo decirme, a sus 88 años, que la lucha de clases es algo esencial y necesario y me acuerdo de tanto mierdas que dice ser apolítico y que tan solo defiende este sistema de mierda y critica a la gente que tratamos de cambiarlo, y me lleno de orgullo por la familia que tengo. Y me siento estúpida y débil por perder la esperanza a veces. Al lado de él, un gigante, un intelectual, un luchador. Al lado de él todos parecemos pequeños.

Por mi parte, solo me queda seguir oyéndole hablar, dejar que me abra los ojos, que me enseñe que el mundo no es tan feo porque existe gente como él. Y si puedo algún día ganarme el derecho a que se diga que soy parte de su familia.

 

Os dejo aquí la contraportada del libro “La mina” en la nueva edición de Akal:

“La mina de Armando López Salinas, publicada en 1960 tras quedar finalista del premio Nadal en 1959, cuenta la historia de Joaquín un campesino que, a causa del retraso del campo andaluz, dominado por la distribución latifundista de la tierra, se ve obligado a emigrar a la ciudad minera de Los Llanos en busca de trabajo. En el interior de la mina, Joaquín no sólo experimenta y sufre las deplorables condiciones de trabajo a las que son sometidos los mineros en las galerías; también descubre las contradicciones de una sociedad basada en la desigualdad y en la explotación

Considerada una de las novelas más significativas del realismo social español, La mina ha sido condenada al silencio y al olvido por la crítica literaria española, y lo ha sido porque molesta, ya que quiebra el relato de la transición; un relato que se ha construido sobre el mito de que grandes hombres con grandes gestos trajeron a España la democracia, cuando, en realidad, la democracia fue consecuencia de la lucha de miles de hombres y mujeres – como los que La mina describe – que dieron su vida por la libertad y la dignidad de un pueblo subyugado. La democracia no ha sido una concesión, sino el resultado de años de resistencia y de lucha. Los gérmenes de esa lucha están presentes en el relato de Armando López Salinas”

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s