La utopía del zapatismo de Ana Esther Cecea

El zapatista ha sido el único movimiento armado hasta hoy que no tiene como referente al estado sino a la sociedad. Ahí comienza su utopía. Ni conquista ni pide concesiones. Su punto focal está en la sociedad, en las rebeldías de los cinco continentes. Con esas rebeldías dialoga; con ellas construye y sueña. El zapatismo no espera nada del estado, tampoco de sus representaciones alternativas (como los organismos internacionales o algunos otros estados más fuertes). Los zapatistas apuestan todo al pueblo, a la sociedad civil, a los excluidos, a los perseguidos, a los rebeldes. Sueñan con el mundo en el que caben todos los mundos y lo construyen cotidiana y pacientemente, con el concurso de todos, sin proyectos predeterminados, con la voluntad de los más. La utopía en el zapatismo no es un horizonte lejano sino la motivación de la práctica cotidiana. La revolución no se concibe como el sacrificio presente para llegar un día a alcanzar la meta trazada sino como un destejer madejas para ir simultáneamente tejiendo y dando cuerpo a eso que se entiende como el mundo nuevo. La utopía es poder hoy empezar a romper la atomización social y la mediación estatal o mercantil de las relaciones humanas para empezar a construir la posibilidad/realidad de las nuevas formas de entender y expresar la soberanía popular, y de crear las bases del reconocimiento y respeto mutuos, sustentado en la autoridad moral de quien hace lo que sus palabras dicen, camina al ritmo del colectivo y sabe mandar obedeciendo.

La finalidad del zapatismo no es la propiedad sino la libertad; no es poseer sino compartir, romper cercos21, salir de los guetos y tomar las calles y las selvas de los cinco continentes para luchar por la vida porque:

“En el mundo de ellos, los que en el poder viven y por el poder matan, no cabe el ser humano. No hay espacio para la esperanza, no hay lugar para el mañana. Esclavitud o muerte es la alternativa que el mundo de ellos ofrece a todos los mundos (…) Globalización de los mercados es borrar fronteras a la especulación y el crimen, y multiplicarlas para los seres humanos!

El zapatismo de fin de siglo representa la visibilización y reconocimiento mutuo de todas las resistencias y rebeldías; las que se han incubado durante más de 500 años y las otras, las que se producen todos los días, en todos los ámbitos y que empiezan
a romper los cercos. Por eso:

“Marcos es gay en San Francisco, negro en Sudáfrica, asiático en Europa, chicano en San Isidro, anarquista en España, palestino en Israel, indígena en las calles de San Cristóbal, chavo banda en Neza, rockero en CU, judío en Alemania, ombudsman en la Sedena23, feminista en los partidos políticos, comunista en la postguerra fría, preso en Cintalapa, pacifista en Bosnia, mapuche en los Andes, maestro en la CNTE, artista sin galería ni portafolios, ama de casa un sábado por la noche en cualquier colonia de cualquier ciudad de cualquier México, guerrillero en el México de fin del siglo XX, huelguista en la CTM, reportero de nota de relleno en interiores,
machista en el movimiento feminista, mujer sola en el metro a las 10 p.m., jubilado en plantón en el Zócalo, campesino sin tierra, editor marginal, obrero desempleado, médico sin plaza, estudiante inconforme, disidente en el neoliberalismo, escritor sin libros ni lectores, y, es seguro, zapatista en el sureste mexicano. En fin, Marcos es un ser humano, cualquiera en este mundo. Marcos es todas las minorías intoleradas, oprimidas, resistiendo, explotando, diciendo “¡Ya basta!”. Todas las minorías a la hora de hablar y mayorías a la hora de callar y aguantar. Todos los intolerados buscando una palabra, su palabra, lo que devuelva la mayoría a los eternos fragmentados, nosotros. Todo lo que incomoda al poder y a las buenas conciencias, eso es Marcos”

Y, por eso mismo, todos los que luchamos por un mundo distinto, por la libertad y emancipación de la humanidad, todos somos Marcos

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s