Epifanía

Llevo años rajando y rajando, diciendo que no creo en el amor, que las historias de amor que son bonitas, que son verdaderas solo aparecen en las películas, en los libros, en los poemas de Benedetti. Años y años repitiendo esto. Y no solo a mi, a todos, a cada persona que hablaba conmigo le decía lo mismo: el amor no existe. Y me acabo de dar cuenta de que era una mentira. Pero una mentira gordísima. Tan grande que me la había creído hasta yo. Tanto repetirlo, tanto gritarlo, tanto machacar con el tema que me había creído que el amor no existía. Y creía que eso me hacía fuerte, me hacía realista. Pero no. Me equivoqué.

El problema es que no me equivoqué en lo de que las historias de amor bonitas no existen. Me equivoqué en creer que estaba a salvo de desear ese amor. Yo que pensaba que no creía en ello y por eso nunca lo desearía, y me acabo de dar cuenta que me he decepcionado. La culpa no es de nadie más que mía. Pensaba que no creía en las historias de amor, que nunca me llegaría una. Pensaba que nada ni nadie podía hacerme creer en el amor. Que nunca pensaría que estaba dentro de una historia.

Y ahí es donde la cagué bien, me lo creí. Pensé que eso de lo que Benedetti hablaba me iba a llegar. Y es lo malo de desear algo, que lo idealizas, que te crees que es tan bonito y perfecto que jamás te va a hacer daño. Que como en las películas si no ha dado resultado es porque aun no está todo dicho. Lo decían en Love Actually, “lo que tiene el amor es que las parejas no se juntan hasta el final”. Pero no es así. Las historias de amor, por lo visto – tal y como yo decía – no existen, al menos no las bonitas, no las que acaban bien. No existen las que no tienen lágrimas ni decepciones, ni problemas. Al menos no para mi.

No sé si la calma con que escribo esto es fruto de la epifanía, de que estaba dormida y acabo de despertarme para escribirlo o de que realmente estoy calmada (lo dudo). En todo caso, esta es la verdad, me he dado cuenta de que no existe para mi, y eso, egoístamente – puesto que solo puedo hablar desde mi experiencia – significa que no creo que exista.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s