La distancia

Lo peor es cuando se impone. No por nada, ni por nadie. Sino cuando aparece sin más. Sin quererlo, sin desearlo, sin buscarlo. Lo peor es cuando quieres todo menos esa distancia. Duele ver que te pierdes los momentos importantes. Y ya no me refiero a las tardes de series en el sofá, a los viernes de paseos o a los sábados en cualquier bar. Ni siquiera me refiero a los abrazos continuos, a las sonrisas que se escapan o a la bromas cómplices.

Y no es que no me refiera a esas cosas porque no tengan importancia. Es que hoy, ahora, lo que me duele. No. Lo que me da rabia, es no estar en los malos momentos. Me molesta no arrancar una risa cuando no hay ni ganas. Me molesta no arreglar un día gris. Me molesta no sujetarte al mundo dándote mi mano. Me molesta que no corras a refugiarte bajo mi jersey.

Por que estaría ahí. Una y mil veces para arreglar cada día malo que esté por venir. Sé que no voy a recibir una llamada pidiendo un rescate. Que tengo que preguntar esperando averiguar si todo va bien.

No me importa si es lo que la distancia impone, lo haré igualmente. Evitaré los naufragios como pueda.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s