Fragmento de “Literatura clandestina” en Rebelion.org

“En ocasiones el régimen nos permitía ciertas licencias. Por ejemplo, cuando las torturas en Asturias se firmó un documento que encabezaba Bergamín. Nos pusieron una multa de 50.000 pesetas a cada uno, mucho dinero para entonces, que nos negamos a pagar. Nos apremiaron y decidimos presentarnos con una maleta en la Dirección General de Seguridad, en la puerta del Sol, pidiendo que nos metieran en la cárcel. Yagüe, el director de seguridad, no quería que ingresáramos en prisión porque sabía que al día siguiente saldría en todos los medios internacionales en un momento políticamente complicado para ellos. Así que, por increíble que resulte, nos ofreció pagar a plazos. Y eso que sabía que se habían hecho colectas entre escritores e intelectuales de todo el mundo y se habían recaudado más de cinco millones de pesetas para pagar la multa. De hecho, en aquella ocasión vino a Madrid Simone de Beauvoir. Era una persona inteligentísima, estuvimos cenando con ella y nos echó una buena bronca por no haber llevado a nuestras mujeres. El caso es que nosotros preferimos que esos cinco millones se dedicaran a las familias de los presos políticos, lo que cabreó todavía más al régimen. Eran los tiempos en que los escritores practicábamos lo que se llamó la insurrección firmada”

Artículo completo sobre Armando López Salinas aquí

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s