Decepción

decepción.

(Del lat. deceptĭo, -ōnis)

1. f. Pesar causado por un desengaño.

2. f. engaño (falta de verdad).

Quizá ellos no me engañaron. Lo admito. Quizá la engañada fui yo por mis propias ilusiones. Pensé que Podemos representaba ciertas cosas, claves, esenciales, que no puedo pasar por alto, ni negociar, ni conceder. Pensé que el desprecio a la Iglesia era una de esas cosas. Y por lo visto no. Mi padre siempre dice “pensequé y creiqué eran amigos de tonteque”. Pues quizá me ha pasado eso. Tanto pensar. Tanto creer que he hecho el idiota.

Desde el principio dije que no me gustaba que Podemos no se definiera como de izquierdas. Dije desde el principio que el absurdo discurso sobre que el problema es de los de abajo contra los de arriba me parecía que encerraba muchos peligros. Por que en esos de abajo hay mucho hijo de puta, mucho facha y mucho mierdas con quien yo no quiero tener nada que ver. Y es que para mi las ideas sí se dividen entre izquierdas y derechas. Y yo con la derecha no quiero tener nada que ver. Tenga la misma renta que yo. Viva en el mismo tipo de casa que yo. Sufra las mismas injusticias que yo. Me da exactamente igual. No quiero saber nada de la derecha. Absolutamente nada. No quiero tener nada que ver con racistas, con machistas, con monárquicos, con católicos. Nada, absolutamente nada.

Y todo esto ¿a que viene?. Viene a que hoy Pablo Iglesias, como eurodiputado, ha aplaudido al Papa y le ha alabado. Y para mi eso es imperdonable. No soy hipócrita. A mi también me sorprende gratamente que los discursos de este Papa, por una vez en la vida se parezcan más a la Teología de la Liberación, mucho más justa y aceptable, que lo que viene siendo tradición y constante en la Iglesia católica. Pero creo que es un error garrafal olvidarse de que es Papa (y considero a Pablo lo suficientemente inteligente como para saber que no lo olvida. Un error no ha sido).

Un puto Papa. Es que no sé si se entiende la gravedad del asunto. Me recuerda a cuando la gente dice que el rey es un hombre que da buenos consejos, un hombre sabio y capaz. ¿Y?.  Es un rey. ¿Hay algo más que discutir?. Pues igual. Por mi como si el Papa es la mejor persona sobre la faz de la tierra (Y por cierto, dicho sea de paso, si fuera taaaaaan buena persona, no sería Papa). La persona más justa, con las ideas más brillantes. Me da exactamente igual. Bien por los católicos que por fin tienen un pastor que les guíe como ovejas sumisas a algo más decente. Pero para mi, no deja de ser un maldito Papa. Que vive de una institución despreciable. Una institución, que por cierto, es de los de arriba. (Por aquello de que ahora mola tanto hablar de arriba y de abajo)

Y por todo eso no puedo entender que alguien como eurodiputado decida aplaudir a un Papa. Por más que diga frases bonitas y ciertas. Me parece indignante, siento vergüenza y una decepción muy dolorosa.

Y lo peor de todo, es que ya no tengo claro mi voto en unas futuras elecciones generales. Espero que Podemos se defina, se deje de ambigüedades, de mierdas de “sentido común”, de “abajo contra arriba” y todas esas estupideces. Que se defina en las cosas que creo importantes, cosas como el referéndum sobre república o monarquía, cosas como limitar el poder de la Iglesia en este país y quitarles sus privilegios, cosas como devolver el estado de bienestar que había y mejorarlo. Si no se definen, si no eligen bando, conmigo no cuentan.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s