Ahora todo está claro

Estas cosas son las que pasan sin que nadie les preste atención mientras aquí nuestra basura de políticos se dedican a hacerse los indignados por lo que supuestamente pasa en Venezuela.
Estoy muy, pero que muy harta, de los falsos defensores de los derechos humanos que o bien son simples mercenarios al servicio de los intereses económicos de las empresas, o peor aun, son ignorantes que se tragan todo lo que dicen los medios de comunicación – por cierto, empresas que tienen intereses en estos países y por eso deciden qué nos cuentan y qué no. Porque por favor, vamos a dejar de ser tan ingenuos como para creernos que la prensa libre existe y que no hay una razón para cada una de las cosas que nos cuentan, y la forma en que las cuentan.
Pregúntate por qué nadie cuenta como los empresarios venezolanos ocultan alimentos para hacernos creer que hay problemas para conseguir productos básicos en Venezuela por culpa del gobierno. Preguntémonos porque tanto bombo con los supuestos ataques a los derechos humanos del golpista de Ledezma, que va a ser juzgado, mientras que aquí nadie abre la boca para denunciar que en México desaparecieron 43 normalistas, que el gobierno trata de sobornar a sus padres para que se callen, que cada vez aparecen más fosas comunes o que por ejemplo a esta mujer la torturaron y mataron. Ella, en cambio, si sabe quiénes son los responsables.

Estoy esperando a Felipe González, ideólogo del terrorismo de Estado en nuestro país, amigo de Carlos Andrés Pérez y profundo defensor de los derechos humanos de Venezuela, que vaya a México a defender los DD.HH allí. Y ya de pasó, Ahora Madrid podía votar condenando lo que hace Peña Nieto. Pero supongo que eso no pasará. Aquí solo se condena cuando los gobiernos son de izquierdas. Los gobiernos neoliberales de derechas pueden matar y hacer lo que les de la gana, que está bien. El pecado, el gran error, es ser de izquierdas. Eso es lo que es imperdonable. Quizá, como decía Benedetti, ya que los derechos humanos es un concepto creado solo para ser usado por la gente de derechas a su antojo, quizá lo que tenemos que crear son los izquierdos humanos.

“Cuando el presidente, cualquier presidente
se preocupa tanto
por los derechos humanos

parece evidente que en ese caso
derecho no significa facultad
o atributo
o libre albedrío
sino diestro
o antizurdo
o flanco opuesto al corazón
lado derecho en fin

en consecuencia
¿no sería hora
de que iniciáramos
una amplia campaña internacional
por los izquierdos humanos?”

Mario Benedetti, Ahora todo está claro

Un pensamiento en “Ahora todo está claro

  1. Puede ser, hay que intentarlo. Y, porque no buscamos o inventamos algo que no suene a Derecho ni a Izquierdo, pero que recoja el espíritu de sentirse cada individuo respetado, protegido, seguro, satisfecho y contento de vivir a plenitud.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s