Parece cosa de hermanos

Siempre he pensado que mi hermano y yo éramos muy distintos. Yo soy de letras, él de ciencias. A mi me encanta leer, él creo que lo aborrece. Él es un hombre deportista y activo, yo en cambio, sé que aborrezco el deporte. Yo siempre fui estudiosa, y él mismo reconoce que es bastante vago. Él alto, yo baja. Él rubio, yo castaña…

El caso es que siempre había pensado que no teníamos a penas cosas en común y hoy me he enterado que hay profundos sentimientos que compartimos. Siento mucho por él que sean mis sentimientos más tristes y dolorosos. Aunque compartirlos, haberlos sentido antes que él, me ayudan a entenderle. Sé lo frustrante que es no tener una vocación profesional. La ausencia de objetivo en ese aspecto es realmente desolador. Sobre todo en un momento de la vida en el que te das cuenta que todo esto, todo el estudio y todos estos años no derivan más que en tener que encontrar un trabajo para sobrevivir. Cuando no tienes una vocación y andas dando tumbos (mentalmente) tratando de saber cuál es la profesión que al menos podría hacerte ameno eso de trabajar, te sientes realmente fracasado y perdido. Es duro darse cuenta que la vida es mucho menos de lo que esperabas de ella.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s