Recuerdos

Es curioso como solo hablar con una persona del pasado te hace acordarte de quién eras. Porque quiera o no, ya no soy esa persona. La siento casi como una María distinta, de otra vida. Sobre todo con otras expectativas de la vida. 

Quizá no otras. Creo que tengo las mismas. Solo que ahora son más sueños que expectativas. Me he vuelto más realista. Más realista y más cínica. Creo que esas son las claves de mi crecimiento estos años (nadie nunca dijo que crecer fuera bueno).

Al margen de las amistades perdidas que aunque uno lo intente no va a recuperar. Al margen de sentir que ya no puedo sentir esa clase de amistad nunca más. Creo que lo que más me entristece es que cuando estaba en el instituto, estudiando, para el futuro ni más ni menos, pensaba que ese futuro era un abanico enorme de infinitas y bellas posibilidades. Y no lo es. No al menos en mi caso. 

22 años después de empezar a estudiar el futuro laboral y de desarrollo personal es cuanto menos deprimente. Supongo que por eso siento que esa María es otra. Muy distinta. Infantil. Ilusa. Una soñadora. Aunque pensándolo bien si estoy decepcionada es en realidad porque ella aún está aquí, esperando que las cosas sean distintas. Que haya algo maravilloso a lo que dedicarle la vida y las ganas. No ha muerto del todo, pero nada más que se ha quedado para recordarme que esto no es lo que yo esperaba de la vida. 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s