Primera decepción

El instituto. Llegas creyendo que te van a enseñar a ser libre, a crecer, a ver el mundo con otros ojos. Y en realidad mayoritariamente te enseñan a callar, a no mirar, no contestar y acatar todas y cada una de las normas estúpidas del mundo.

A veces tienes suerte y encuentras a un profesor que sigue siendo un idealista y quiere enseñarte a ver el mundo de otra forma. Solo a veces. Pero en realidad llega un punto que ni eso compensa tener que aguantar a tanto mediocre herramienta de imposición del sistema. 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s