Fragmentos del Pronunciamiento del Primer Festival Mundial de las Resistencias y Rebeldías contra el Capitalismo

Pero los capitalistas que dicen gobernar y que en realidad solo buscan dominar, administrar y explotar, tienen un límite, una barrera grande, en la dignidad de una persona, de una familia, de un colectivo, de una sociedad a la que han dañado en lo más profundo, a la que han arrancado y matado una parte de su corazón, detonando una explosión de rebeldía como la que ha iluminado este Festival Mundial de las Resistencias y las Rebeldías en contra del capitalismo al que llamamos “Donde los de arriba destruyen, los de abajo reconstruimos” porque abajo estamos, desde abajo entendemos el mundo, abajo lo cuidamos, abajo nos miramos unos a los otros y desde ahí, juntos, reconstruimos el destino que creíamos propio hasta que nos lo arrancaron los poderosos y solo entonces aprendemos, solo entonces sabemos que lo que es realmente nuestro es lo que podamos construir o reconstruir donde el capitalismo ha destruido.

[…]

Los caminos de los pueblos del mundo tanto en el campo como en la ciudad con su propio rumbo se conducen en el rastro dejado por sus propios ancestros, caminos que se dividen, se intersectan y cruzan con los nuestros, hasta que encuentran un mismo rumbo, marcado por la dignidad rebelde que habla en tantas lenguas y es de tantos colores como es la naturaleza misma que se teje con pequeños bordados para poder construir lo que necesitamos ser.

Así, hermanos y hermanas de este mundo dolido pero alegre por la rebeldía que nos alimenta, invitamos a seguir caminando con un paso pequeño pero firme, a seguirnos encontrando, compartiendo, construyendo y aprendiendo, tejiendo la organización desde abajo y a la izquierda de la sexta que somos. Sólo de nuestra rebeldía y de nuestra resistencia nacerá la muerte del capitalismo, vivirá un nuevo mundo para todos, para todas.

Carta a las y los jóvenes de México de Boaventura de Sousa Santos

Estar pensando en hacer mi Trabajo de Fin de Máster sobre la Nueva Izquierda Latinoamericana en base a una idea de Boaventura de Sousa Santos. Sentir el dolor que siente México ahora mismo. Porque después de un año trabajando sobre el EZLN, quieras que no, México me ha calado dentro. Y después de todo esto encontrarme un artículo de él, de Boaventura de Sousa Santos, hablando de México, de la esperanza, y, algo sorprendente, de Podemos, aunque sea indirectamente. Porque habla de la esperanza en todo su esplendor. De la que necesita México, la que lleva luchando desde 1994, y la que nace aquí en el sur de la vieja Europa, una esperanza que quiere hacer del mundo algo nuevo.

Y yo no puedo hacer más que emocionarme.

Así que comparto mi emoción y mi esperanza poniéndoos el link del artículo.

Traiciones de Eduardo Galeano

¿Hasta cuándo seguiremos llamando “guerra civil” al golpe de Estado del generalísimo Franco contra un gobierno democráticamente elegido?

¿Hasta cuándo el presidente de México seguirá gobernando desde China?

¿Hasta cuándo seguiremos llamando “procesos” a las dictaduras militares en América latina?

¿Hasta cuándo seguirán llamándose “apremios” a las torturas practicadas en diversos lugares del planeta?

¿Hasta cuándo los estudiantes de Guerrero seguirán desaparecidos por arte de magia?

¿Hasta cuándo las guerras que castigan al mundo seguirán negándose a reconocer que matan para robar, aunque invoquen a Dios o la Patria?

Sobre la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa: Detienen en a José Luis Abarca y su esposa

Elementos de la Policía Federal detuvieron esta madrugada en la delegación Iztapalapa, en la ciudad de México, al ex alcalde de Iguala, José Abarca y su esposa María de los Ángeles Pineda Villa, identificados como los autores intelectuales de la desaparición de  43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, Guerrero el pasado 26 de septiembre.

Funcionarios que participan en el gabinete de seguridad nacional confirmaron que personal de la Policía Federal dio seguimiento a una línea de investigación obtenida a través de acciones de inteligencia, y tanto el ex alcalde como su esposa fueron capturados sin que se registrara ningún intento de fuga o enfrentamiento entre autoridades y prófugos de la justicia.

De acuerdo con la información obtenida tras la detención, José Luis Abarca y su esposa María de los Ángeles fueron trasladados a instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), donde están siendo interrogados, ya que se les considera testigos clave para obtener indicios que lleven a la ubicación de los 43 normalistas desparecidos por policías municipales de Iguala y Cocula, en coordinación con integrantes del grupo criminal Guerreros Unidos.

Abarca y su esposa habían rentado una casa en Iztapalapa y tenían apenas los muebles indispensables, de acuerdo con los reportes. Las autoridades trabajan en la confirmación de la identidad de ambos detenidos.

La investigación del gobierno federal ha establecido que los estudiantes arribaron a la ciudad de Iguala la tarde-noche del 26 de septiembre para llevar  a cabo boteos y recolectar fondos para asistir a la ciudad de México el 2 de octubre a la conmemoración de la matanza de Tlatelolco.

El mismo 26 de septiembre María de los Ángeles Pineda Villa rendía su informe de labores al frente del DIF municipal de Iguala y  realizó una fiesta para celebrarlo. Ante la posibilidad de que los normalistas les afectaran el convite, el alcalde ordenó a los policías que atacaran a los estudiantes, según la investigación.

Los agentes municipales solicitaron el apoyo de sus compañeros del municipio de Cocula y juntos atacaron a tiros a los normalistas, dejando un saldo inicial de seis muertos, decenas de heridos. El ataque se extendió a los integrantes de un equipo de futbol, Los Avispones de Chilpancingo, de tercera división, ya que los policías los confundieron con alumnos de la escuela normal de Ayotzinapa.

Asimismo, los policías detuvieron ilegalmente a un número indeterminado de normalistas y los llevaron a sus instalaciones, para luego trasladarlos a los límites de Cocula e Iguala y los entregaron a un operador del grupo criminal de los Guerreros Unidos (una escisión del cártel de los hermanos Beltrán Leyva), identificado como El Gil.

Presuntamente los normalistas fueron llevados a distintos puntos y nada se sabe de su paradero, aunque varios de los policías, algunos de los conocidos como halcones (vigilantes del narcotráfico) y otros participantes en la agresión contra los estudiantes, llevaron a las autoridades a descubrir nueve fosas clandestinas en las que se han localizado los restos de 38 personas.

La Procuraduría General de la República (PGR), ha informado que de los 38 restos, en 28 casos ninguno corresponde a los estudiantes desaparecidos desde el 26 de septiembre.

Tras las investigaciones realizadas por las autoridades, José Luis Abarca y su esposa huyeron de Iguala y durante 38 días estuvieron prófugos, hasta que esta madrugada la Policía Federal los detuvo en la delegación Iztapalapa.

Artículo extraído de La Jornada