Hasta siempre Galeano

tumblr_lykv0tXacA1rn284yo1_500

¿Qué habría sido de mi sin ti?¿Cómo habría yo llegado a conocer América Latina?¿Con qué ojos la miraría ahora? Puede que aun nadie me los hubiera abierto ¿Habría aprendido ya a amarla como amo a América Latina si no es por ti?
Galeano, Benedetti y tú fuisteis, sois y seréis mis amores platónicos. Nadie ha sabido hacerme sentir tantas cosas con sus palabras. Tú fuiste el primer periodista al que supe admirar. Te admiro por tu capacidad de comprometerte con todas y cada una de las cosas importantes. Por habernos abierto los ojos. Las venas casi. Para demostrarnos lo bella que es América Latina. La cantidad de cosas admirables que tiene. La de cosas que nos quedan por aprender de ella. Ahora sus penas me duelen y sus alegrías me llenan el corazón de orgullo como si yo misma fuera latinoamericana.
Comprometido como el que más me enseñaste lo bella que es la vida. Lo hermoso de la historias pequeñas. Con “Días y noches de amor y de guerra” o “Patas arriba. La escuela del mundo al revés” descubrí tantas pequeñas historias. Historias que creo que no cuenta nadie más que tú. Ni periodistas, ni historiadores, ni políticos, ni escritores. Nadie. Solo tú. Y por eso me has ido abriendo los ojos, con tantas, tantísimas cosas. Perdí la cuenta. Me perdí entre tus páginas. Y me encontré. Sobre todo eso. Me encontré leyéndote. Admirándote. Queriendo a América Latina, me encontré. Encontré mi camino. Lo que quiero ser. Mi compromiso. Y por eso hoy es un día muy triste para mi (aunque no soy la única). Realmente triste. Ya perdimos a Benedetti y con él se fue el poeta más sincero y bello del mundo. Y ahora te vas tú y dejas un vacío. Eras (y eres) tan imprescindible. Ahora mismo no alcanzo a explicar todo lo que has sido para mi. Suerte, que como tu dijiste, por la voluntad de ser eternos nació el narrador, y aquí nos quedas. Entre tus páginas, nos quedas a los que estamos y a los que vendrán a despertar entre tus páginas.

Que solos estamos si no estás tú para despertarnos cada día. Que solos estamos Galeano. Que solos nos dejas.

Que la tierra te sea leve, maestro.

“Uno sobrevive en los demás: en la memoria y en los actos de los demás” Quedate tranquilo, que aquí nos quedamos tratando de ganarnos tu orgullo