Frágil equilibrio, un documental de Guillermo García López

​Os juro que América Latina es de lo mejor que me ha pasado en la vida. Y sé que un continente no le puede pasar a una persona. Pero lo juro. Así lo siento. Cada vez que leo, veo u oigo cualquier cosa de América Latina es como si conociera nuevos sentimientos. Nuevas sensaciones. 

He perdido la cuenta de las veces que he aprendido cosas nuevas. Conceptos. Ideas. Perspectivas. Formas distintas, luminosas y coloridas de entender el mundo. 

Y cuando oigo a algunas de esas personas tan increíbles que ha dado el continente se mezcla la admiración, la esperanza, el orgullo a pesar de no ser mío, las ganas de ser más, de hacer más, de ver más, de saber más… ¿y no es eso el amor? ¿no son todas esas cosas las que uno siente cuando ama algo?

Lula hablando de Fidel

​DESCANSE EM PAZ, COMPANHEIRO FIDEL 

Morreu ontem o maior de todos os latino-americanos, o comandante em chefe da revolução cubana, meu amigo e companheiro Fidel Castro Ruz. 

 

Para os povos de nosso continente e os trabalhadores dos países mais pobres, especialmente para os homens e mulheres de minha geração, Fidel foi sempre uma voz de luta e esperança.

 

Seu espírito combativo e solidário animou sonhos de liberdade, soberania e igualdade. Nos piores momentos, quando ditaduras dominavam as principais nações de nossa região, a bravura de Fidel Castro e o exemplo da revolução cubana inspiravam os que resistiam à tirania.

 

Eu o conheci pessoalmente em julho de 1980, em Manágua, durante as comemorações do primeiro aniversário da revolução sandinista. Mantivemos, desde então, um relacionamento afetuoso e intenso, baseado na busca de caminhos para a emancipação de nossos povos. 

 

Sinto sua morte como a perda de um irmão mais velho, de um companheiro insubstituível, do qual jamais me esquecerei.

 

Será eterno seu legado de dignidade e compromisso por um mundo mais justo.

 

Hasta siempre, comandante, amigo e companheiro Fidel Castro.
Luiz Inácio Lula da Silva

São Paulo, 26 de novembro de 2016

Tiempos tristes para la esperanza

​Ignacio Ramonet: “Pero la pregunta que algunos se hacen es: ¿el proceso revolucionario, socialista, en Cuba, puede también derrumbarse?”

Fidel Castro: “¿Es que las revoluciones están llamadas a derrumbarse, o es que los hombres pueden hacer que las revoluciones se derrumben? ¿Pueden o no impedir los hombres, puede o no impedir la sociedad que las revoluciones se derrumben? Yo me he hecho a menudo estas preguntas. Y mire lo que le digo: los yanquis no pueden destruir este proceso revolucionario, porque tenemos todo un pueblo que ha aprendido a manejar las armas; todo un pueblo que, a pesar de nuestros errores, posee tal nivel de cultura, conocimiento y conciencia que jamás permitiría que este país vuelva a ser una colonia de ellos.

Pero este país puede autodestruirse por sí mismo. Esta revolución puede destruirse. Nosotros sí, nosotros podemos destruirla, y sería culpa nuestra. Si no somos capaces de corregir nuestros errores. Si no conseguimos poner fin a muchos vicios: mucho robo, muchos desvíos y muchas fuentes de suministro de dinero de los nuevos ricos.
Por eso estamos actuando, estamos marchando hacia un cambio total de nuestra sociedad. Hay que volver a cambiar, porque tuvimos tiempos muy difíciles, se crearon desigualdades, injusticias. Y lo vamos a cambiar sin cometer el más mínimo abuso.

Habrá una participación cada vez mayor y seremos el pueblo que tendrá una cultura general integral. Martí dijo: “Ser cultos es el único modo de ser libres”, y sin cultura no hay libertad posible…”
Ignacio Ramonet – 100 horas con Fidel