Fragmento de Hijos de los días: 5 de junio

“Las catástrofes se llaman naturales como si la naturaleza fuera el verdugo y no la víctima, mientras el clima se vuelve loco de remate y nosotros también.

Hoy es el Día del miedo ambiente. Un buen día para celebrar la nueva Constitución de Ecuador, que en el año 2008, por primera vez en la historia del mundo, reconoció a la naturaleza como sujeto de derecho. 

Suena raro esto de que la naturaleza tenga derechos, como si fuera persona. En cambio suena de lo más normal que las grandes empresas de los Estados Unidos tengan derechos humanos. Y los tienen, por decisión de la Suprema Corte de Justicia, desde 1886. 

Si la naturaleza fuera banco, ya la habrían salvado”
Eduardo Galeano

Anuncios

Fragmento de Hijos de los días: 5 de junio

“Las catástrofes se llaman naturales como si la naturaleza fuera el verdugo y no la víctima, mientras el clima se vuelve loco de remate y nosotros también.

Hoy es el Día del miedo ambiente. Un buen día para celebrar la nueva Constitución de Ecuador, que en el año 2008, por primera vez en la historia del mundo, reconoció a la naturaleza como sujeto de derecho. 

Suena raro esto de que la naturaleza tenga derechos, como si fuera persona. En cambio suena de lo más normal que las grandes empresas de los Estados Unidos tengan derechos humanos. Y los tienen, por decisión de la Suprema Corte de Justicia, desde 1886. 

Si la naturaleza fuera banco, ya la habrían salvado”
Eduardo Galeano

El amor

Es curioso que haya tantas películas y libros que hablan del amor y por mucho que tratan de explicarnos qué es, creo que se olvidan de algo fundamental. Para mi el amor es sobre todo querer compartirlo todo. Hasta el pasado. Es querer volver a ir a todos los sitios que has conocido en tu vida y enseñárselos. Y tratar así de que sienta lo que tú sentiste. 

Viajar juntos a sitios donde uno y otro ya habeis estado es como tratar de viajar al pasado. Enseñarle quién eres. Y sobre todo por qué sitios, qué personas y que vivencias eres como eres. Porque al fin y al cabo cuando alguien quiere a otra persona, quiere su forma de ser. En todas sus dimensiones. Y lo más bonito es que puedan enseñarte que puerto le enseñó a querer el bocadillo de caballa, en qué mezquita lloró de emoción, dónde descubrió que alguna vez quería vivir en Londres, por qué le gusta el té negro, cuándo se dio cuenta de que la Historia es su pasión, en que mar descubrió que quería tocarlos todos. 

Para mí ha sido todo un descubrimiento darme cuenta de que a pesar de todos los países que me faltan por ver en mi lista, quiero repetir con él todos los que fueron importantes para mi. Quiero que los vea conmigo y no parar de contarle historias. Y sobre todo, deseo que le encanten tanto como a mi.